La batalla por el derecho al agua

La actual y cruenta batalla por el derecho a decidir sobre nuestros bienes comunes, la posibilidad de ejercer  verdadera soberanía de decisiones, la lucha por establecer nuevos parámetros y modos en torno de los modelos de producción  y desarrollo, se hace cada vez más cruda y peligrosa, en Nuestramerica y en particular en Argentina.

Por Ramón Gómez Mederos (escritor sanjuanino y miembro de la CTA).
Artículo publicado en la edición n° 25 de Malas Palabras


La primarización  de las economías, el debilitamiento de los estados frente al poder de las corporaciones mundiales, el lobby de la clase política a favor del capital de enclave, toda la batería jurídica a favor de  las compañías extractivas, el avance sin cuartel y a cualquier precio de un modelo que necesita, por su propia naturaleza, establecer un esquema de expropiación por desposesión de pueblos enteros, sumado a un sistema político que pauperiza el trabajo y lo condiciona a servir de mano de obra barata  de las transnacionales.

Todo este entramado de relaciones forma parte del conjunto de elementos que establecen la dependencia del modelo capitalista actual, en el cual y de manera particular, la gran protagonista es el agua. Por un lado, como esencial para la vida de las poblaciones, y por el otro, como insumo principal de las industrias convencionales y también de las extractivas.


El agua como fuente de disputa 
El monitoreo del agua en La Alumbrera
confirmó plenamente la contaminación de las fuentes hídricas
Se habla de guerras futuras en rededor de la problemática y en la actualidad hay 300 zonas conflictivas en el mundo por el elemento vital,  siendo prospectada desde  hace décadas esta posibilidad.

El conflicto entre Israel y Palestina tiene como elemento fundamental el manejo de las cuencas hídricas y el abastecimiento del río Jordán y los acuíferos de las localidades de Gaza y Cisjordania, dada las escasas precipitaciones en la región. La política hídrica de este país es uno de los asuntos geoestratégicos fundamentales para su subsistencia. En 1967, después de la ocupación total de Cisjordania y la Franja de Gaza, Israel declaró de su propiedad todos los recursos hídricos. Los palestinos tienen que obtener una licencia del ejército israelí antes de desarrollar cualquier infraestructura hídrica en su tierra (1).

El problema del agua y la lucha denodada por su propiedad, tiene que ver con su escases y también con la importancia que esta tiene a la hora de definir los modelos de producción y desarrollo.

La crisis global del agua y la actual batalla por el derecho a ella, va en el sentido de su finitud. El 97,5 % del agua en el mundo es salada y solamente el 2,5 % es dulce, de este último, sólo es consumible el 1%, y de este  el 0,4 % corresponde al agua superficial y atmosférica (2), pues gran parte está congelada en los glaciares, y otro tanto se presenta como humedad en el suelo o permanece en capas acuíferas subterráneas inaccesibles. Esto es parte de la situación en cuanto de la naturaleza. Pero el problema no radica en ello, la crisis hídrica mundial, se ubica fundamentalmente, en las relaciones de  desigualdad, en la pobreza, y en la gestión de distribución del agua, la cual se relaciona directamente con los intereses de la clase dominante. La mercantilización de la naturaleza es parte del régimen del capital, es decir de la explotación de los trabajadores y también de los bienes naturales.

El equilibrio  necesario en la lucha por la reivindicación del derecho al agua, tiene que ver con no hacer una separación del agua como elemento vital para el consumo, y de la importancia que tiene para el saneamiento.
Se calcula que una de cada seis personas carece del derecho al acceso al agua y casi  2700 millones de habitantes del planeta no tienen siquiera las formas básicas de saneamiento, lo que nos indica las altas tasas de mortalidad relacionadas al problema, principalmente en los países pobres del mundo.
Hay un norte y un sur, una especie de Apartheid del agua en el mundo. Casi el 90 %  de las aguas servidas que produce el tercer mundo se vuelcan a esteros, ríos y zonas costeras sin tratamiento alguno (3), las industrias convencionales y las extractivas  en América Latina no cumplen con las pocas y débiles leyes de gestión ambiental, pero además, no hay una legislación rígida que sancione y penalice la contaminación de las cuencas hídricas.

A principios de 2013  y siguiendo la línea histórica de sucesivas contaminaciones de las cuencas y ríos de Tucumán, por parte de Minera La Alumbrera, de Glencore Xtrata Cooper, el ingeniero químico Elio Vélez, Jefe de Trabajos Prácticos de la cátedra de Microbiología Industrial de la Universidad Nacional de Tucumán y miembro de la Comisión de Energía del Consejo Provincial de la Ingeniería (COPIT), elaboró un informe en el que constata la alcalinización de las aguas de los ríos, aguas que antes eran neutras.
Aseguró que “en su inicio Minera Alumbrera extraía 100 millones de litros de agua por día del Campo del Arenal, que vertía al dique de colas ubicado sobre el cauce del río "Vis Vis", “se evaporan en un 48,7 por ciento, aproximadamente, y el resto se insumen en la falla geológica ubicada en el fondo del vaso del mismo, contaminando el subálveo y los acuíferos” “este gigantesco caudal diario no queda en el sitio vertido a 2480 metros sobre el nivel del mar, sino que se interconecta con el acuífero ubicado debajo del Salar de Pipanaco, de donde se extrae agua para el regadío de los olivares de Poman, además, este curso de agua discurre pendiente abajo por los ríos Chico, Medinas, Gastona y Pueblo Viejo, que descienden del Aconquija, y vierten finalmente sus caudales al dique "El Frontal" de Termas de Río Hondo”(4)

La incompatibilidad de la mega minería, de la industria extractiva en general, con otros sectores de la economía, la pretendida coexistencia armónica entre industrias contaminantes y sustentables, hace  crisis y disputa por la enorme cantidad de agua que esta utiliza.

Bajo La Alumbrera es el mejor ejemplo, la compañía realiza voladuras, emitiendo unos 3.000.000.000 de litros anuales de gases nitrosos que afectan de lluvia acida al Valle Calchaquí hasta Cafayate.

El daño al agua, producido por los procesos de voladuras y lixiviación de la mega minería, es imposible amortiguarlo, y mucho menos repararlo en el presente, como tampoco en el futuro, porque las miles de toneladas de roca sulfurosa molida, en presencia de aire y humedad, irán produciendo ácido sulfúrico y sulfatos solubles de metales pesados por cientos y quizás miles de años, que luego irán a parar a los cursos de agua y finalmente a la producción envenenándola.

Agua virtual y extranjerización.
Los palestinos huyen de sus poblaciones
en busca, entre otras cosas, del vital elemento
El proceso de producción y desarrollo propuesto desde la visión y modo extractivo, no escapa de la lógica de acumulación capitalista, basada en la intensificación de la extracción de materia prima. El proceso abierto hacia la consolidación de este modelo, tiene como elemento principal los bienes naturales, y al agua como centro e insumo principal de la industria extractiva.
La pugna  entre los que consideran al agua como una mercancía y los que la consideran un bien social, es la que se manifiesta en el permanente conflicto abierto en Nuestramerica en torno de esta problemática.

En este sentido, la mercantilización del vital elemento, ubica  a la Argentina como la mayor exportadora de agua virtual (a) de América Latina y la segunda nación en toda América, después de los Estados Unidos. Como dato, Argentina exporta 119 mil millones de metros cúbicos de agua virtual, arriba de Brasil con 92,5 mil millones de metros cúbicos.

En los productos que Argentina comercializa con el mundo, exporta gran cantidad del bien agua, medidos con la llamada  huella hídrica (b).

La intensificación y explotación desmesurada del suelo, y la implementación de un modelo agroindustrial basado en el monocultivo, en Argentina, de soja fundamentalmente, hace necesario avanzar sobre los bosques nativos y la desforestación, produciendo una desestabilización y rotura del ciclo del agua, agravando aún más la situación.

La explosión demográfica de algunos países como China, demanda una gran cantidad de alimentos, lo cual obliga a nuestro país a intensificar aún más la producción, preferentemente de granos y ganadería, las que suman 46000 millones de litros de agua virtual exportada. “Evaluaciones en las planicies medanosas del este pampeano muestran que el costo hídrico de producir un kilo de carne puede variar entre 10 y 40 mil litros de agua”. (5)

Las disputas por el preciado líquido tienen importancia estratégica para países como los Estados Unidos, por su gran escasez, debido a la contaminación de sus ríos y a su creciente demanda. Por eso la importancia de nuestras cuencas hídricas es cada vez mayor; el acuífero Guaraní, es una gran reserva de agua dulce a nivel mundial, y la mirada de Estados Unidos sobre los bienes naturales de otros lugares del continente americano, va precisamente en ese sentido.  

Las crecientes luchas ambientales, la  preservación de biodiversidad como parte de importantes reivindicaciones populares, las acciones por  mantener la cultura generada por las formas tradicionales de agricultura, la lucha del pequeño campesinado por mantener su producción armónica con la naturaleza, la resistencia de las poblaciones y naciones originarias contra la desforestación , contra el embate de la mega minería, las interminables batallas por el agua y su preservación, contra las transnacionales productoras de pasta de celulosa, nos alienta a indagar aún más  sobre esta problemática.
La extranjerización y utilización del vital elemento, dentro y fuera de nuestras fronteras, por parte de las corporaciones más poderosas del mundo, nos debe preparar para lo que ya está entre nosotros.


(1) Los 8 conflictos que podría causar el agua. Susana Campo Fidalgo. Boletin GAL 1636. Febrero 2014.

(2) GEOPOLÍTICA DEL AGUA EN AMÉRICA LATINA: DEPENDENCIA, EXCLUSIÓN Y PRIVATIZACIÓN. XVI Simposio Polaco-Mexicano, Universidad de Varsovia, 28-30 de agosto de 2007.

(3) El Convenio Azul. La crisis global del agua y la batalla futura por el derecho al agua. Maude Barlow. Edición: Sara Larrain Helmuth Huerta. Chile Sustentable, Heinrich Boll Stiftung. Septiembre 2009.

(4) La contaminación minera y su impacto en el dique “El Frontal”. Ingeniero Elio Vélez. http://noticias-ambientales-argentina.blogspot.com.ar/2011/12/la-contaminacion-minera-de-la-alumbrera.html.

(5 ) Agua virtual, la exportación oculta. Alberto Quiroga, técnico del INTA Anguil (La Pampa).

(a) Agua virtual es la cantidad real de agua requerida para la fabricación de cualquier bien o producto agrícola o industrial. Es un concepto creado en 1993 por el investigador británico John Anthony Allan, que es clave para entender la actual crisis del agua

(b) La huella hídrica es un indicador de uso de agua que tiene en cuenta tanto el uso directo como indirecto por parte de un consumidor o productor. La huella hídrica de un individuo, comunidad o comercio se define como el volumen total de agua dulce que se utiliza para producir los bienes y servicios consumidos por el individuo o comunidad así como los producidos por los comercios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario