Para ahuyentar las nanas…

“Relatos para ahuyentar las nanas”, es un proyecto del Área de salud del Instituto de Estudios sobre Estado y Participación (IDEP) de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE). Se trata de un CD de narraciones de diez cuentos infantiles de autores argentinos para ser distribuidos en hospitales pediátricos de todo el país, y un blog con una serie de micros audiovisuales que registran el proceso de producción del disco, que comenzará a distribuirse a principios del mes de  abril.


“Los trabajadores de la salud queremos hacer un nuevo aporte, un nuevo remedio, que actúa sobre la célula después de haber pasado por el alma... una invitación a la calma, a la contemplación y a la escucha; que nutre como un puré de la abuela; que energiza como un comprimido cósmico; que alivia como las cosquillas de un hada enana”, sintetizan los realizadores de esta iniciativa que ayudará al piberío hospitalizado a que sus cabezas vuelen lejos, bien lejos de ese momento difícil que a cada uno le toca vivir

“Relatos para ahuyentar las nanas” surge desde un concepto de salud integral y humanizado, “en el que el eje no es sólo el cuerpo, su enfermedad y la intervención, sino que abre la posibilidad de recuperar una significancia y una práctica que conciba en este caso al niño/a hospitalizado/a, como un sujeto con derechos, con deseos, con miedos… una persona (no un paciente) con un cuerpo enfermo a ser sanado, y una subjetividad a ser comprendida, cuidada y estimulada”, sostiene el Dr. Daniel Godoy, coordinador del Área de Salud del IDEP.  

“Se trata de una acción directa sobre aquellos pibes y pibas en situación de internación, para que puedan incluir como parte de su tratamiento, una intervención saludable desde otro plano”, cuenta Cecilia Fernández Lisso, quién estuvo a cargo de la coordinación del proyecto y de la producción audiovisual. “El trabajo intenta un aporte que constituya un dispositivo no medicalizante de la estadía de los chicos en situación de internación”. En las salas de espera e internación de los Hospitales pediátricos el tiempo se dilata y se espesa. Las “prioridades” de las prácticas asistenciales en general no contemplan que la condición del niño o niña como sujeto sigue. Cuerpo, espíritu, energía, sueños, deseos siguen siendo parte del “paciente” aun luego de atravesar la puerta del hospital.
Elegimos actuar utilizando la palabra contada, porque en contextos en los que el cuerpo es objeto de intervención, éstas cobran condición de imprescindibles. Cuando el equilibrio se rompe, la incertidumbre acecha y la “ciencia” fragmenta, el relato integra, “re-arma”.
Cecilia Fernandez Lisso, coordinadora
general del proyecto

Daniel y Cecilia son los responsables de la idea inicial, que luego se abrió paso hasta cristalizarse en un equipo de trabajo interdisciplinario que estuvo a cargo de realizar el proyecto, invitando a los narradores no sólo a ponerle voz a un cuento sino a pensar la salud desde una perspectiva colectiva.

“Para la selección de cuentos se tuvo en cuenta que éstos incluyan el relato de experiencias en escenarios exteriores porque está pensado para chicos que se encuentran en situación de encierro, por internación. Además algunos cuentos tienen significaciones filosóficas que hablan del cuerpo y la el auto percepción”, cuenta Candela Godoy, productora general del proyecto.
La narración estuvo a cargo de diferentes voces referentes de la cultura, los derechos humanos, y representantes en temas de niñez de nuestro país. “La selección de cuentos y la convocatoria de las voces fueron simultáneas, porque a cada cuento se le pensaba una voz, correspondía una relación que tiene que ver con la intensidad del cuento, la voz de la persona que lo iba a contar, de qué lugar viene y la intensidad que pueda aportar el contador”.
Diez cuentos contados por diez voces referentes que no fueron elegidos al azar. Ellos y ellas aportan su voz para este disco, pero también (y quizá más importante) aportan el testimonio de una vida pública comprometida con lo humano, lo ético y lo colectivo.

Los trabajadores y la Salud Pública.

La práctica hospitalaria y los pibes sujetos de derechos son las claves de la identidad conceptual, estética y artística del proyecto.

El niño internado probablemente sea el punto más sensible y sensibilizador para el trabajador de la salud. Pierde su autonomía, se llena de miedos, pasa mucho tiempo ocioso y es sometido a una serie de intervenciones que lo agraden y lo vulneran, obviamente todo en la intención de “curarlo”.

“Los establecimiento hospitalarios pasan por una situación de carencias materiales de varios tipos (insumos, personal, aumento de las demandas) que sumado a la tecnificación del acto médico (aparatología, estudios, etc.), que favorecen la despersonalización del sujeto internado”, dice Daniel Godoy.

“Los trabajadores de la salud, que constituimos algo así como el “alma institucional” somos la reserva “humana” desde donde recrear otra forma de relación vinculante y solidaria con las personas que concurren a las Instituciones”.

Alejandro Apo pone su voz al proyecto
Desde esa perspectiva de trabajadores sujetos, y desde nuestra pertenencia a una Organización Gremial (ATE) que se organiza y pelea por mejores condiciones de salario, de ámbitos laborales y mayor presupuesto para una mejor Salud Pública, quisimos ofrecer y ofrecernos una caricia a nuestros pibes internados, a sus familias y a nuestras instituciones explica Cecilia, al fundamentar el lugar desde el cual surgió “Relatos para ahuyentar las nanas”.

Candela agrega que “la primer carencia que observamos en el ámbito de la salud pública es el incumplimiento de la Convención de los derechos de los niño/as.  Existen multiplicidad de Organizaciones que intentan paliar con diferentes iniciativas esa carencia, y un montón de otros dispositivos que se arman en este sentido. La ley de Infancia ratifica todos los pactos internacionales en relación a los derechos de la niñez y crea un nuevo paradigma en cuanto a la intervención de los niños ya sea en situación de encierro por judicialización, o en este caso intervenciones o situaciones de encierro por internación. Específicamente en el ámbito de la salud, contempla la posibilidad de nuevas prácticas, que además de las prácticas biológicas que se puedan dar en un hospital, integren la participación de actores sociales que puedan acercar a los niños en situación de internación, la posibilidad de acceder a un medio cultural, un hecho artístico o comunicacional, pensando ya en modificar la estadía, que a veces son prolongadas. Incluso, los niños que están internados en instituciones públicas por lo general carecen de otras cuestiones educacionales, familiares, etc.”.

Contar el trabajo

Una idea paralela a la idea de los CD fue relatar de manera audiovisual todo el proceso de producción. Para eso, filmaron todas las grabaciones de los cuentos y realizaron una serie de micros audiovisuales que fueron subidos a un blog (http://paraahuyentarlasnanas.blogspot.com.ar).

Simultáneamente a la idea de gestar el cd de cuentos nos propusimos generar un registro audiovisual que diera cuenta del proceso de trabajo. En tiempos de inmediatez y productos efímeros solemos perder de vista que sin trabajo no hay producto, detrás de “un” producto hay mucho trabajo y el trabajo lo hacen cada una de las personas que participan en él. Este objetivo de poner en valor el trabajo de cada persona, el proceso de trabajo que nos conduce a un producto, a varios, o a ninguno, a veces también pasa… es un objetivo que intentamos llevar adelante desde hace 6 años, cuenta Cecilia, que dirige la producción de contenidos y comunicación del Área de Salud del IDEP.
Teresa Parodi también
puso su voz a "Relatos..."

Con Relatos, estábamos trabajando una producción diferenciada, en la que convocábamos a muchas personas a formar parte de esta gestación, artistas, periodistas, referentes de derechos humanos… y no solo nos planteamos registrar el proceso sino generar otros relatos, pero audiovisuales que nos permitieran contar quiénes y cómo trabajamos, quiénes son los relatores y los autores de los cuentos. Armamos un blog, un pequeño universo con su materialidad, su estética y su espíritu, para que todos esos relatos puedan convivir y ser visitados.

Y en ese mismo proceso de elaboración de la producción, también se van construyendo ideas, agrega Cecilia-  es como meterse en la cocina en la que trabajan un montón de personas pensando y elaborando y dando mucho de sí misma para que cada instancia sea lo mejor con los recursos y las posibilidades de producción con las que contamos, que no siempre son las óptimas, pero detrás de cada una de las iniciativas que nos proponemos desde ATE Socio Sanitario hay un laburo de producción muy comprometido que nos hemos propuesto mostrar”.

Cuenta Candela al respecto: “La idea original fue una idea muy genérica, muy amplia. A partir de esa idea surgió la necesidad de registrar todo el trabajo de producción para plasmar que Relatos para ahuyentar las nanas no es algo que cae en paracaídas sino que se trata de un trabajo colectivo que requiere de mucho esfuerzo de mucha gente de varias disciplinas que trabaja para llegar a esto. Los pibes se van a relacionar con los cuentos, pero quedó claro desde un principio que íbamos a hacer un relato audiovisual de la producción, que íbamos a grabar todas las sesiones, que con todo ese registro íbamos a hacer un micro, que se iban a subir a un blog. Para cada una de las jornadas de grabación nos tuvimos que trasladar desde La Plata a Buenos Aires porque grabamos en los estudios de La Olla, y allí nos encontrábamos con la persona que iba a relatar ese cuento. Lograr que la persona llegara a La Olla requería acordar previamente lo que se iba a contar, de qué se trataba el proyecto. En definitiva, la articulación de determinadas cuestiones que permitieron que ese relato existiera. Y todavía no estábamos hablando del CD sino de cada relato. Es como un cuento de cada cuento, de cómo se hizo cada cuento”.

Todos los cuentos, el cuento

“Lo primero que hacíamos cuando los contadores llegaban al estudio, era que se relacionaran con el relato, que se pusieran en contacto con el material que previamente les había sido enviado. Esa primer pasada de prueba era frente a la cámara porque a veces ahí surgían cosas interesantes, y después arrancábamos con la grabación de lo que iba a quedar. En general hicimos dos pasadas por cada uno de los narradores y después reforzábamos algunas partes si era necesario”, cuenta Cecilia.

“Después de eso –añade- nosotros les contábamos un poco de dónde venía el proyecto, de ATE Socio Sanitario, y les preguntábamos qué era la salud para ellos, y ahí aparecía otra relación con el relator, porque en ese momento tenían que reflexionar in situ, en el momento. Esa es una reflexión a la que nosotros apostamos desde hace un tiempo, porque la hemos tenido que transitar nosotros mismos y la seguimos transitando, y en esa reflexión aparecían resignificaciones incluso de lo que habían hecho. Fue una instancia que resultó súper nutritiva”.

Y finaliza: “Qué es la salud es una reflexión colectiva en la que intervienen muchos factores: la ocupación de la persona, sus condiciones de vida, la edad, el sexo… y la predisposición de cada uno de ellos, por supuesto. Es una reflexión que varía si la persona viene del sector del trabajo y la militancia, o del ámbito de la cultura, o de la salud, o es estudiante; si bien se va rozando entre una y otra persona, la reflexión se amplía todo el tiempo, aparecen elementos nuevos y diferentes con respecto a la noción de qué es la salud tanto en términos individuales como en términos colectivos”.

El disco
Los discos serán distribuidos por las Juntas Internas de ATE en Hospitales Pediátricos y Salas de internación de niños de todo el país.

Cuentan los cuentos:

--Teresa Parodi, cantante

--Luna Monti, cantante

--Liliana Daunes, locutora

--Alejandro Apo, periodista y cuentacuentos

--Manuel Callau, actor.

--Adela Basch, escritora especializada en literatura infantil.

--Carlos Del Frade, periodista de la agencia Pelota de Trapo

--Jorge “Coqui” Duarte, Enfermero, dirigente de ATE.

--Laura Taffetani, Abogada, integrante de la Fundación Pelota de Trapo y Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo.

--Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo, línea fundadora, Psicóloga Social, militante y defensora de los Derechos Humanos.

Equipo de trabajo:
Idea Original y Coordinación, Daniel Godoy / Idea Original, Prod. Audiovisual, Comunicación y Cámara, Cecilia Fernández Lisso / Producción General, María Candela Godoy / Cámara y post-producción Audiovisual, Lic. Silvina Díaz Challiol / Diseño gráfico para los CDs, Sofía Goñi / Arte Visual y gráfico para los CDs, Luxor / Edición y post-producción de Sonido para los CDs, Cecilia Fernández Lisso, Silvina Díaz Challiol y Candela Godoy.



www.atesociosanitario.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario